Tokio: el laboratorio de las tendencias

Cruce de Shinjuku

La ciudad de Tokio ha sido y es uno de los principales núcleos de la moda. Creadora de tendencias que se propagan como la pólvora, hacia el resto de los continentes para ser moda meses después de haberse iniciado en el país oriental.

Pantallas y carteles invaden las calles

La capital japonesa es uno de los símbolos del capitalismo más exacerbados y un ejemplo de ello es el vertiginoso mundo de la moda.

Con un altísimo nivel de vida, los japoneses se pueden permitir comprar prácticamente cualquier cosa, y siendo la ciudad más poblada del mundo con una población que supera los trece millones de habitantes, esto se traduce en un mercado en constante movimiento.

Uno de los LeDox en Tokio

Por estos motivos decidimos trasladarnos a Tokio para estrenar nuestro blog, toda una inmersión cultural. La marroquinería es un escaparate perfecto para ver cómo cambian las tendencias y las modas, pero atendiendo a ciertos cánones que siempre demanda el público nipón.

A medida que recorremos los diferentes barrios de la capital vemos como los looks se van transformando. Harajuku, Shibuya o Shinjuku son los distritos de destino para los jóvenes compradores que buscan las gangas de tendencia. La pequeña y colorida calle Takhesita es un reclamo de pequeños establecimientos al igual que las gigantes cadenas como 109 o Forever 21, sus bolsas aparecen a la vuelta de cada esquina.

A medida que caminamos hacia la zona sureste nos adentramos en el lujo de las marcas internacionales que incluso occidentalizan las calles niponas. Si paseamos por las anchas calles de Ginza veremos impresionados los edificios que ocupan las grandes firmas como Chanel, Loewe, Gucci o Hermés junto al fotografiado Edificio Sony.

LAS TENDENCIAS DEL 2012

Tradición y modernidad juntas para ir de compras

Las firmas de lujo internacionales crean la tendencia para el público de marroquinería de alta gama, ya que los japoneses son una sociedad seducida por las marcas, tendremos que esperar hasta el próximo mes de febrero para asistir a la principal feria de la moda de Japón, la JWF, organizada por una de la publicación más representativa de moda del país, el Shenken Shimbun.

Entre los jóvenes, son las bolsas tipo shopping de tela sin apenas costuras o aplicaciones las que inundan las tiendas. La tela de saco es el tejido estrella pero otros materiales como la piel, el nilón o sedas y algodones son muy apreciados.

¿Los colores? monocromo, los japoneses no son amantes de contrastes o estampados, todas las posibilidades que aporta la gama de los marrones así como los verdes o el blanco.

Ya en el avión de vuelta a casa, lejos del bullicio de las calles, la sensación que nos rondaba la cabeza era “todo vale”.

Redacción y fotografía de MªJesús Cabezón

Anuncios