Febrero: el mes de las entrevistas de trabajo

Desde Handbags by Marithé queremos ayudarte a afrontar la entrevista de trabajo que puede cambiar tu futuro. La situación actual que vivimos es muy dura y las entrevistas de trabajo se han reducido enormemente, por ello tienes que estar perfect@ para no perder la oportunidad. Los jóvenes y las personas de entorno a 50 años, son dos de los grupos generacionales que están sufriendo más fuertemente la situación de desempleo y al mismo tiempo, son dos grupos que pensamos que pueden necesitar consejo para cuidar su imagen a la hora de presentarse en una entrevista, los primeros por la inexperiencia y por que en muchas ocasiones no le dan a la imagen toda la importancia que tiene en estos casos; los segundos, porque acostumbrados a haber desempeñado otros empleos y pueden tender a despreocuparse.

Durante el mes de febrero dedicaremos esta sección a diferentes aspectos que debes tener en cuenta a la hora de enfrentarte a una entrevista de trabajo, porque la imagen que des y lo que transmitas con ella es lo que complementa tu currículum, es más, una mala combinación o una prenda mal elegida puede dar una impresión totalmente diferente a lo que busca la empresa, y eso puede ser fatal.
Esta semana nos centramos en la mentalidad, unos consejos sobre los primeros pasos para preparar la entrevista de trabajo.

Paula Echeverría vestida con traje sastre

Los entrevistadores hoy día son en su mayoría psicólogos y como tal, analizan hasta el más pequeño de tus detalles: los gestos que realices, la vestimenta, el cuidado de las manos y de los complementos, por ello, no puedes pensar que tu eres como eres y que te tienen que aceptar así, craso error, porque compites con muchas otras personas que pueden estar menos preparadas que tú, pero que al vestirse según los cánones de la empresa, pueden crear mejor imagen.

¿Que te proponemos que hagas antes de ir a una entrevista para no equivocarte con al ropa y sentirte segur@?

Busca información sobre la empresa a la que te diriges y trata de averiguar si es una empresa de jerarquía clásica o tradicional (las que prefieren sobriedad y trajes de sastre) o se trata de una empresa moderna y creativa (en la que se permite mayor libertad de elección en la ropa). Si a través de la búsqueda en Internet no lo descubres, acércate a las inmediaciones de las oficinas y observa a sus trabajadores, te dará muchas pistas de lo que buscan.

Ten en cuenta el cargo al que aspiras, ya que dependiendo de él deberás adaptar tu vestimenta.

Sobre todo y lo más importante, debes sentirte cómoda con al ropa que llevas, ya que una falda muy corta, una camisa pequeña o unos zapatos que sean incómodos para ti te pueden jugar una mala pasada. Si te sientes cómoda te sentirás segura y se lo transmitirás al entrevistador.

No te agobies por que pienses que no tienes nada apropiado en tu armario, porque seguro que tienes algunas prendas que te pueden servir. Revisa tu fondo de armario y si no encuentras nada acude a alguna de tus amigas o familiares, cuando tengas el puesto ya tendrás tiempo de comprarte algo.

En definitiva, no olvides que :

La primera impresión es la más importante
Tu manera de vestir influirá en la valoración que hagan de ti
Además de tu currículum, la carta de presentación es tu imagen

El miércoles que viene te daremos consejos sobre qué ponerte si la empresa a la que te diriges es una empresa tradicional.

Bibliografía: ¿Que me pongo? La solución definitiva para transformar y mejorar tu imagen. Elisabet Olivé, Montse Guals.
Redacción: Mª Jesús Cabezón F.

Anuncios